Lisboa más cerca

El Real Madrid dio ayer un paso más para conseguir el sueño de conquistar la décima tras vencer en el Bernabéu al Bayern por 1-0. El resultado es positivo pero todavía queda la vuelta en Munich, donde el conjunto de Ancelotti deberá poner la puntilla a la eliminatoria.

Madrid se vestía de gala por segunda noche consecutiva para albergar uno de los mejores partidos que se pueden ver ahora mismo en el panorama internacional, y Guardiola volvía al Bernabéu, el campo donde su hegemonía con el Barcelona llegó a su fin, y donde ayer volvió a ser derrotado por Ancelotti en el aspecto estratégico. Los alemanes salieron a hacer lo que hacen los equipos de Pep, tocar y tocar con la intención de mantener la posesión de la pelota, y durante los primeros 15 minutos dominaron y crearon peligro. Sin embargo fue el Real Madrid el que golpeó primero. Cerrados bien atrás y saliendo como solo ellos saben llegó el gol de Benzema. Crsitiano dio un pase perfecto para la incorporación de Coentrao, que centró para que el francés rematara a placer al fondo de las mallas. El defensa portugués fue ayer uno de los mejores y esta demostrando que la confianza depositada por Ancelotti tiene su razón de ser, convirtiendo los habituales pitos que le acompañaban en ovaciones durante sus últimas actuaciones.

El gol del Madrid no acabó con el dominio bábaro, que terminó el partido con un 75% de posesión, algo habitual con Guardiola, pero que no supo materializar esa posesión en ocasiones claras, y las pocas que tuvo durante la primera mitad fueron bien desbaratadas por la defensa merengue. Por el contrario, los de Ancelotti llegaron con peligro en dos ocasiones durante el primer tiempo, pero ni Cristiano primero, ni Di Maria después fueron capaces de transformarlas.

Tras la reanudación el Madrid salió con más intensidad y presionó más arriba la salida del balón del Bayern, que seguía acumulando tiempo con el esférico en los pies sin poner en peligro la portería defendida por Casillas. De hecho fue uno de los cambios realizados por Guariola el que tuvo la más clara. Götze se encontró con un balón muerto dentro del área y chutó a bocajarro, a lo que el guardameta respondió con una gran parada. Müller reclamó un penalti en los minutos finales, pero Webb no señaló la pena máxima.

Buen resultado para el Real Madrid que buscará sellar el pase a la final envuelto en sensaciones positivas tras los últimos partidos.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>